Ignacio Rivera, durante la rueda de prensa

infoRETAIL.- “A nosotros la inflación nos afecta como a todos: el coste de las materias primas, el consumo energético, el transporte marítimo... Todo está por las nubes, pero cuando tienes un proyecto y crees en él hay que seguir adelante”. Así se ha pronunciado el presidente de la Corporación Hijos de Rivera (Estrella Galicia), Ignacio Rivera, durante el 37º Congreso Aecoc de Gran Consumo, al que asiste infoRETAIL.

Rivera ha reconocido que “se avecinan tiempos difíciles”, y ha manifestado que el primer semestre de 2023 será especialmente complicado porque la inflación continuará, a pesar de lo cual “nuestra intención es continuar siendo un escudo para que la subida de precios afecte lo menos posible a los sectores de la hostelería y la alimentación”, ha avanzado.

El directivo ha manifestado su confianza en la próxima Navidad como punto de inflexión hacia el repunte del consimo: “Llevamos varios años donde la mentalidad postpandemia no nos permite celebrar del todo la Navidad y este va a ser el definitivo”, ha sentenciado, toda vez que ha destacado los datos que avalan la recuperación del turismo como otra posible vía de crecimiento.

La cervecera prevé iniciar en breve la construcción de una nueva fábrica en Galicia y anuncia dos "sorpresas" en el ámbito del packaging sostenible antes de fin de año

Sin dejar de lado la coyuntura, el presidente de Estrella Galicia ha reconocido que la cervecera, que acomete en estos momentos “el plan de inversión más ambicioso de sus 116 años de historia”, dotado de 300 millones de euros, continuará invirtiendo en el desarrollo de nuevos proyectos, de los que ha sido parco en datos.

“Por un lado, empezaremos muy pronto la construcción de nuestra segunda fábrica en Galicia; por otro, antes de que termine el año daremos un par de sorpresas muy relevantes en materia de sostenibilidad y packaging”, ha informado.

2.000 millones de facturación
Con respecto a sus previsiones al término del presente ejercicio, Ignacio Rivera, cuya compañía cerró 2021 con una facturación de 610,4 millones de euros, hace un balance positivo. 

“Confiamos en cerrar un buen año y apostamos por mantener nuestros crecimientos de doble dígito, principalmente a nivel de facturación”, ha vaticinado, añadiendo que mantiene la meta de llegar a los 2.000 millones de facturación en 2024. 

“Los beneficios estimamos que serán los mismos o parecidos a los del año anterior, porque lo que se pierda en margen bruto intentaremos compensarlo con el margen neto para, así, seguir avanzando”, ha declarado el directivo.

La corporación continuará fiel a su compromiso con la sostenibilidad, de la que Rivera se ha declarado un defensor a ultranza: “Soy un verdadero talibán del impacto positivo, una de las principales patas sobre las que se asienta la sostenibilidad. Pero la transición ecológica hay que hacerla bien, y eso implica ser flexibles a todo lo que está ocurriendo en este momento en Europa”, ha concluido.