Ghop negocia alianzas con retailers líderes

infoRETAIL.- Ghop, la startup española creadora del primer supermercado inteligente del país, acaba de desembarcar en el sector, pero su propuesta disruptiva ha creado tal expectación que ya se han interesado por su tecnología cadenas de distribución alimentaria consolidadas. 

“Nuestro objetivo no es convertirnos en un retailer más del mercado, sino ser una herramienta para el retail en España y ayudar al sector a renovarse”, asegura uno de los tres cofundadores de la compañía, Lino Monteagudo, en declaraciones exclusivas a infoRETAIL. De esta forma, su modelo de negocio se asemeja al de Amazon que, además de abrir sus propias tiendas Amazon Go y Amazon Fresh, también comercializa su tecnología 'Just Walk Out' entre otros minoristas.

La compañía tecnológica considera que no cuenta con la suficiente experiencia como para entrar en competencia directa con enseñas tradicionales, como Mercadona, Carrefour, Alcampo o Lidl. “Ellos llevan muchos años operando en el sector, no tiene sentido que nos metamos en esa competencia”, explica el joven directivo. “No queremos ser ni el propietario del emplazamiento, ni el distribuidor, sino su nexo de unión. Queremos ser el partner tecnológico que pueda prestar ese servicio de compra inteligente”.

Lino Monteagudo (cofundador): “No queremos ser ni el propietario del emplazamiento, ni el distribuidor, sino su nexo de unión. El partner tecnológico que pueda prestar un servicio de compra inteligente”

De hecho, pese a que su primera tienda apenas lleva abierta diez días –en el exterior del centro comercial Moraleja Green de Alcobendas (Madrid)–, la startup ya ha visto cómo varios retailers han mostrado interés por su propuesta de tienda inteligente. “Estamos en negociaciones con varias enseñas, tanto nacionales como regionales”, confirma Monteagudo, que recuerda que Ghop puede ser “el socio ideal” para cadenas tradicionales en emplazamientos donde estas, por sí solas, no podrían acceder”.

Y es que, pese a que la compañía no tiene entre sus prioridades crecer expansivamente de forma independiente, se ha marcado como objetivo cerrar el año con entre cinco y ocho puntos de venta en el país para desarrollar su proyecto piloto. Preguntado sobre si alguno de ellos se localizará fuera de Madrid, Lino Monteagudo asegura que depende de las negociaciones con los retailers: “Si somos nosotros los que vamos a asumir estas funciones si estarán en Madrid, pero estamos abiertos a conversar con los posibles socios”.

Entre las ubicaciones que está barajando Ghop para sus próximas tiendas se encuentran gasolineras, urbanizaciones residenciales, centros comerciales, universidades, estaciones de transporte, hospitales y hasta emplazamientos públicos. “Ya estamos en negociaciones con el Ayuntamiento”, confirma el cofundador. “Nuestro objetivo es estar allá donde haya demanda de producto con nuestros locales inteligentes de 15 metros cuadrados”.

Ronda de financiación
Sobre las previsiones de facturación, la compañía no se ha marcado objetivos a corto plazo. “En el estadio en el que nos encontramos ahora mismo, sabemos que tendremos pérdidas; es algo lógico”. No obstante, su proyecto de crecimiento empresarial es inmediato. De hecho, de cara a septiembre u octubre, Ghop prevé lanzar una ronda de financiación para apuntalar su expansión de tiendas y optimizar el sistema tecnológico en el que se basa su modelo de negocio.

“Tendremos nuevas incorporaciones y mejoraremos algunas facetas de nuestra tecnología”, indica Lino Monteagudo. Y es que, su modelo de negocio actual apenas incluye requisitos para el consumidor, sino que supone un proyecto experimental. “Con la pop-up store de Moraleja Green queremos darnos a conocer y ver la aceptación del público y las empresas del sector. Nuestro objetivo es aprender de los usuarios y observar las mejoras a realizar en materias como control de acceso y métodos de seguridad”.

A medio plazo, la compañía planea introducir nuevas herramientas de verificación de usuarios, como la introducción de un correo electrónico, el número de móvil o el DNI para la venta de alcohol

En definitiva, la compañía ha buscado implementar el sistema más sencillo posible, donde el usuario apenas requiere de interactuaciones con la pantalla. El acceso a la tienda se realiza a través del móvil, con un lector de código QR, identificándose o registrando desde la web de la compañía. “De momento no tenemos app, aunque no descartamos crearla de cara al futuro, cuando tengamos más tiendas. Ahora mismo, creemos que los usuarios ya tienen demasiadas apps en sus móviles como para hacerles descargarse una más para una tienda”, explica el directivo.

Una vez dentro del local, el visitante coge los productos que quiera y los introduce en el cajón de pago. Gracias a un sistema RFID, se leen automáticamente y aparecen en la pantalla de pago. A continuación, se pulsa en la pantalla el botón de ‘pagar’ y aparece la orden del datáfono y se paga como en un comercio normal, imprimiéndose un ticket simplificado. “En el futuro sí pensamos en digitalizar el pago”, añade Monteagudo.

En el establecimiento no hay nadie presencial, pero el sistema cuenta con la supervisión continua de una persona en remoto para cualquier incidencia. De hecho, en la pantalla de pago hay un botón de ‘ayuda’ que al ser pulsado establece una videoconferencia con dicho asistente. “El factor humano es necesario, la automatización está bien, pero es imposible a corto o medio plazo se sustituya a las personas”, indica el cofundador de Ghop.

Pero esto es solo en esta prueba piloto. A medio plazo, la compañía planea introducir nuevas herramientas de verificación de usuarios, como la introducción de un correo electrónico, el número de móvil o el DNI para la venta de alcohol. “En este test no queríamos poner ninguna barrera de entrada, pero en el futuro incluiremos más herramientas para verificar que todo es correcto”, confirma.

Propuesta comercial
En cuanto a su propuesta comercial, esta primera tienda incluye un total de 120 referencias, gracias a acuerdos comerciales con marcas como Mahou San Miguel, Mondelez International, Diageo, Vidal Golosinas, Coren, Frit Ravich, Delaviuda Confectionery Group, Valio, Euroquímica, Haribo o Lekkerland. No obstante, el local tiene capacidad para acoger hasta 200 referencias. 

“Es la oferta típica de una tienda de conveniencia, siendo prácticamente todo alimentación y bebidas, aunque para nuestras próximos proyectos prevemos incluir más productos de higiene personal”. De momento, la compañía no contempla incluir productos frescos, principalmente por cuestiones de perdurabilidad.

En cuanto a su posicionamiento en precios, Monteagudo asegura que los productos de su primera tienda tienen tarifas de establecimiento tradicional: “Hemos puesto son PVP de supermercado porque nos interesa que haya mucha rotación de gente”. No obstante, reconoce que los precios de sus próximos establecimientos serán como los de cualquier tienda de conveniencia, “un poco más altos” que los del supermercado: “No queremos que vaya una persona a hacer la compra del mes, sino que nuestro negocio es puramente de conveniencia”.

De hecho, la compañía calcula que la media de sus compras puede durar unos 30 segundos. “Apenas son tres clics”, remarca el cofundador. 

Sobre las horas de apertura comercial, su primera tienda se está ciñendo al horario comercial del centro comercial Moraleja Green, si bien, su intención a futuro es ir ampliándolo. “La posibilidad de que nuestros establecimientos sean 24 horas es a la que vamos a tender”, concluye Monteagudo.