El Blog del Retail

Manuel Fernández Núñez

Director de Desarrollo de Negocio para Gran Consumo y Retail en Auren

Conóceme
Cambio organizacional e inversión en talento como factores clave en consumo y retail
El Internet de las Cosas está cambiando el modelo de negocio empresarial. La defensa del margen, entre otras actuaciones, sigue siendo prioritaria, pero es necesario impulsar organizaciones más planas, igualitarias y ágiles.
27/09/2019

El auge del Internet de las Cosas (IoT, sus siglas en inglés) está cambiando el modelo de negocio de las empresas de consumo y retail. Los CEOs están preocupados por adaptarse a los cambios en los patrones de decisión de gasto de un consumidor mejor informado y más objetivo.

La orientación a precio y acciones promocionales, junto con la defensa del margen, se mantienen como actuaciones prioritarias. Además, los CEOs están más centrados en la oferta de valor y demandan información más fiable (data analytics) del entorno de negocio, tales como:

- Precios y posicionamiento de la competencia
- Precios de las materias primas y suministros
- Coste de la energía
- Morosidad
- Coste de financiación
- Volatilidad de los tipos de cambio
- Condicionantes geopolíticos-económicos
- Impactos en los grupos de interés

Al mismo tiempo, se está actuando en variadas iniciativas, entre otras:

- Gestión del dato convirtiéndolo en valor
- Flexibilización de las cadenas de suministro
- Innovación de producto y procesos
- Adaptación tecnológica
- Cumplimiento del marco regulatorio
- Revisión de la matriz de riesgos
- Cobertura de la ciberseguridad

Todo lo anterior puede afectar en mayor o menor medida a la viabilidad del negocio, por lo que se plantea como oportunidad acometer un cambio organizacional que permita redescribir y readaptar el funcionamiento de las diversas funciones operativas. Todo esto requiere generar un clima de colaboración que permita y potencie la visión transversal y el alineamiento multidisciplinar. Al mismo tiempo, resulta esencial apostar por la diversidad e igualdad para que una misma realidad se analice y enfoque desde diferentes perspectivas, propiciando el trabajo mancomunado entre los diferentes responsables funcionales.

Se trata, por tanto, de impulsar una organización más plana e igualitaria para operar con mayor agilidad y acierto en la toma de decisiones en pro de la efectividad en la respuesta al consumidor/cliente, la innovación y la co-creación.

Este cambio organizacional requiere romper con los organigramas tradicionales, caracterizados por la cultura de especializaciones por silos, y conlleva necesariamente la gestión de talento (retener y atraer) para que sirva de contraste y, a la vez, requiere de inversión en formación y en desarrollo de nuevas capacidades orientadas a la respuesta y cercanía al consumidor.

¿Por qué cambiar? Es cuestión de velocidad. La velocidad de cambio la está marcando el consumidor.