El Blog del Retail

Manuel Fernández Núñez

Director de Desarrollo de Negocio de Consumo y Distribución en EY

Conóceme
Mejora de la competitividad desde la cadena de suministro
Las cadenas de suministro se enfrentan actualmente a numerosos retos para operar con mayor flexibilidad y mejorar la respuesta a un cliente multicanal. Evolucionar en esta línea no debe suponer obligatoriamente un incremento de los costes, sino un motor para aumentar la competitividad.
01/10/2018

“Los ajustes y mejoras de la cadena de suministro siempre son posibles, es cuestión de costes”. Esta frase, cuya autoría desconozco, sirve como introducción para debatir sobre los retos a los que actualmente se enfrentan las cadenas de suministro para operar con mayor flexibilidad y mejorar el grado de respuesta para un cliente más exigente y que actúa multicanal. Evolucionar en esta línea ha supuesto tradicionalmente un aumento de costes. Sin embargo, en este artículo nos plateamos los nuevos retos de la cadena de suministro orientada a la mejora de la competitividad.

Recientes estudios (fuente: 'IGD, Supply Chain Analysis') nos indican que la ratio media de respuesta se posiciona en 2,6 (escala de 1 a 5; en la que 5 representa a las empresas con capacidad para atender sus pedidos con una producción y servicio flexibles e interactivos), el mismo estudio presenta que un 83% de las empresas encuestadas responde a los desajustes en la previsión de la demanda (planificada y no planificada) incurriendo en sobrecostes por incremento del stock de seguridad y con acuerdos de suministro con terceros.

La reducción del plazo y la mejora en la exactitud de las entregas favorece una mejor previsión de la demanda y puede permitir, entre otros, reducir el coste del stock de seguridad

Mientras siguen operando empresas con enfoque reactivo y enfocadas al coste, otro grupo de empresas con orientación más proactiva apuestan firmemente por la innovación rediseñando y adaptando la cadena de suministro para hacer frente a los retos del mercado multicanal y ganar en competitividad. Invirtiendo en la innovación de la cadena de suministro se puede operar en el siguiente círculo virtuoso: la reducción del plazo y la mejora en la exactitud de las entregas favorece una mejor previsión de la demanda y puede permitir, entre otros, reducir el coste del stock de seguridad.

En esta línea, se presentan a continuación algunos ejemplos de innovación y mejores prácticas:

- Apostar por el análisis de datos (data analytics) y por la inteligencia de negocio (BI) para obtener mejor conocimiento del cliente.
- Atender la volatilidad de la demanda mediante estimaciones predictivas (por localización y sku) basadas en mejor conocimiento del cliente.
- Incorporar mayor flexibilidad de las operaciones para la disponibilidad de producto.
- Impulsar la especialización y la segmentación de las entregas.
- Retarse en la mejora recurrente del indicador de cumplimiento del nivel de servicio de las entregas.
- Comprometerse con la reducción de los plazos de entrega por tipo de servicio (lead-time).
- Agilizar los plazos en el lanzamiento de productos y mejorar la ejecución de las promociones.
- Alcanzar alianzas y acuerdos con proveedores y operadores logísticos basados en cumplimiento.
- Comprometerse con el ahorro energético y objetivos medio ambientales.
- Impulsar la organización orientándola y capacitándola hacia decisiones y actuaciones transversales.

Como conclusión se puede afirmar que una cadena de suministro más flexible y fiable puede no suponer necesariamente un incremento de costes y puede llegar a convertirse en un motor de la competitividad del negocio.