IRL de Walmart

infoRETAIL.- Walmart ha puesto en marcha un nuevo modelo de establecimiento inteligente, que dota a la tecnología un papel principal en la gestión del mismo. La compañía ha transformado su tienda Neighborhood Market de Levittown (Nueva York) en un Laboratorio Inteligente del Retail (IRL, por sus siglas en inglés), con el objetivo de mejorar la eficiencia del centro y la experiencia de cliente.

En concreto, el gigante estadounidense ha diseñado un ecosistema tecnológico formado por miles de sensores y cámaras, instalados en el techo y los lineales del centro, que permite mejorar la gestión diaria del establecimiento.

Esta red, que genera 1,6 terabytes de datos por segundo, monitoriza el funcionamiento del supermercado y su administración corresponde a un gran centro de mandos ubicado en la propia tienda y que está a la vista de los clientes.

IRL está configurado para recopilar información sobre lo que sucede dentro de la tienda a través de una masiva variedad de sensores, cámaras y procesadores. La compañía asegura que este hardware está conectado por un cableado suficiente para escalar cinco veces el monte Everest y suficiente potencia de procesamiento para descargar música durante tres años (27.000 horas) por segundo.

El hardware de la tienda está conectado por un cableado con una longitud equivalente a cinco veces el monte Everest

Este ecosistema emplea tecnologías como inteligencia artificial y big data para gestionar la información recopilada por las cámaras, sensores y pantallas interactivas de la tienda. De esta forma, la compañía tiene acceso en tiempo real a posibles desabastecimientos y roturas de stocks, necesidades de reposición de artículos o carritos de la compra, así como otras incidencias diarias, como derramamientos de productos.

El equipo utilizará esta información en tiempo real para explorar eficiencias que permitirán a los empleados saber con mayor precisión cuándo reabastecer los productos y no tendrán que inspeccionar continuamente la tienda para reemplazar los artículos agotados en los estantes.

La tienda cuenta con una superficie comercial de 50.000 pies cuadrados (unos 4.700 metros cuadrados), más de 30.000 productos y alrededor de un centenar de empleados. “El alcance de lo que podemos hacer operativamente es emocionante”, ha reconocido el consejero delegado de IRL, Mike Hanrahan, CEO de IRL, quien recuerda que la tecnología “nos permite entender mucho más, en tiempo real, acerca del negocio”.

Utilidades para el comprador
Pero además de ayudar a los empleados en la gestión diaria de la tienda, IRL también quiere hacer más amena la compras a los visitantes. En este sentido, los clientes pueden interactuar con una serie de pequeños quioscos educativos intercalados en diferentes pasillos de la tienda.

Asimismo, se ha dispuesto dos pantallas gigantes interactivas que permiten a los clientes jugar y aprender con la inteligencia artificial. En concreto, estas soluciones imitan las posiciones de las personas que se sitúan frente a ellas, a modo de espejo tecnológico.