El Blog del Retail

Manuel Fernández Núñez

Director de Desarrollo de Negocio para Gran Consumo y Retail en Auren

Conóceme
Plan de reactivación hacia la ‘nueva normalidad’
El autor propone un libro de ruta, con medidas concretas, para que las empresas afronten un escenario en el que se precisará emprender planes de acción dirigidos a la recuperación de negocio en el menor plazo posible.

30/04/2020

Estamos en vísperas de la apertura de la actividad social y, por tanto, empresarial. Cuando concluya el confinamiento, las empresas afrontarán un escenario en el que se precisará emprender planes de acción dirigidos a la recuperación de negocio y de adaptación a la ‘nueva normalidad’.

Nuestra visión de estos planes se resume en lo siguiente:
- Los procesos de transformación anteriores a la crisis no quedarán estancados, las empresas necesitarán retomarlos gradualmente y al mismo tiempo acometer el paradigma poscrisis que llega marcado por nuevas tendencias y oportunidades.
- Las empresas se enfocarán en cinco ejes prioritarios: reactivar los ingresos, recuperar su liquidez, mejorar su eficiencia en costes operativos, abrir nuevas oportunidades y, finalmente, readaptar la organización al nuevo entorno de trabajo.
- Recomendamos que las empresas planifiquen minuciosamente su reactivación. Para ello, proponemos redactar un Plan de Reactivación y la adaptación de su plan de negocio

Por tanto, las empresas precisarán disponer de planes de reactivación que acompañen a la estrategia con medidas concretas cuya prioridad principal debe centrarse, con los pies en la tierra, en la recuperación de negocio en el menor plazo posible. Es decir, como nos indicaba Theodore Roosevelt: “Mantén tus ojos en las estrellas y tus pies en la tierra”.

Libro de ruta
Para ello, se recomienda que las empresas planifiquen minuciosamente su reactivación por fases en diferentes escenarios definidos para cada empresa, según se hayan manifestado en su negocio los efectos de la crisis del Covid-19 y el entorno que operen con la ‘nueva normalidad’.

A modo de libro de ruta, siempre primando el tiempo de su ejecución, el plan de reactivación seguiría los siguientes accionables:
- Realizar un inventario de los daños causados por la crisis.
- Analizar y proyectar el posicionamiento de la empresa en el mercado.
- Evaluar la respuesta y puntos a mejorar del plan de contingencias y del comité de crisis.
- Evaluar la respuesta y puntos de mejora en el plan de comunicación (interno y externo).
- Evaluar la respuesta tecnológica y puntos de mejora en el entorno de teletrabajo.
- Revisar todo el marco contractual y de relación con terceros (proveedores, clientes…) y escuchar a los grupos de interés.
- Preparar el plan de continuidad con líneas de actuación que cubran los cinco ejes prioritarios: ingresos, liquidez, eficiencia, nuevas oportunidades y gestión de personas.
- Reposicionar todas las iniciativas estratégicas.
- Valorar las oportunidades y retos que se presentan en la ‘nueva normalidad’.
- Recomendamos que participen todas las áreas funcionales para cubrir de forma completa las implicaciones en cada función y que se instrumente con la metodología de gestión de proyectos y un responsable -interno o externo- para su coordinación.
- Redactar el Plan de Reactivación como marco operativo que asigne contenidos a todas las funciones con escenarios temporales de ejecución y mecanismos sencillos para su monitorización.
- Hacer un seguimiento regular de la ejecución.
- En organizaciones de menor dimensión, se recomienda que sea liderado y coordinado por el propio director general. Mientras que en empresas medianas o grandes se recomienda que se coordine por el director de estrategia, director de planificación o director de desarrollo de negocio.

Factores de éxito
El Plan de Reactivación no debe ser la suma de propuestas aisladas que lleguen desde las diferentes direcciones funcionales. Resulta aconsejable que se gestione siguiendo la metodología propia de un proyecto (objetivos, acciones, indicadores, responsables y calendario), impregnado de agilidad en todas sus etapas.

Otro factor de éxito consiste en construirlo desde un diagnóstico riguroso de la situación actual de la empresa 'contagiada' por el Covid-19 y completarlo con el análisis del escenario a que debe enfrentarse en la ‘nueva normalidad’.

Las empresas tienen que focalizarse en cinco ejes prioritarios: ingresos, liquidez, eficiencia, nuevas oportunidades y gestión de personas

Para acelerar los impactos en la recuperación de negocio, es conveniente establecer un marco de prioridades. Resultará clave identificar y clasificar sus acciones en tres escenarios: a) acciones inmediatas (arranque); b) acciones que deben madurar en el tiempo (medio plazo para fortalecer la recuperación); y c) aquellas otras acciones que pueden consolidarse en un horizonte algo más lejano (readaptación de la estrategia).

Entre las acciones inmediatas destacamos, entre otras: interpretar y proyectar las prioridades del mercado; seleccionar y contactar con los clientes críticos y fidelizados; priorizar los canales comerciales que se consideran esenciales, bien por defensa de la marca, por volumen de negocio o por protección del margen; redefinir dinámicamente la previsión de la demanda; seleccionar los proveedores estratégicos para garantizar el aprovisionamiento y poder gestionar el plan de producción; consolidar el plan de financiación; revisar el cumplimiento del marco contractual y de penalizaciones; preparar un plan de eficiencia fiscal; planificar la normalización laboral; gestionar el retorno del personal al puesto de trabajo; establecer un plan para la gestión de las personas especialmente en materias de motivación, compromiso y readaptación a la ‘nueva normalidad’.

En los escenarios de maduración y de consolidación, se trataría de fortalecer el plan de arranque para recuperar el negocio de manera consistente y, al mismo tiempo, se van retomando las acciones estratégicas que se han visto demoradas. En estas dos etapas, la estrategia se va retroalimentando del entorno que marcará la ‘nueva normalidad’. En estos escenarios, una vez restaurada la liquidez, las empresas deben estar atentas a nuevas oportunidades de crecimiento y de mejora de la competitividad.

Conclusión
El Plan de Reactivación se entiende como el libro de ruta para conseguir que la recuperación y reposicionamiento del negocio se alcancen de manera planificada, ordenada, progresiva, competitiva y rápida. Al mismo tiempo, con este plan, se armoniza la consolidación de la estrategia y se retoma la senda para atender nuevas oportunidades de crecimiento.