El Blog del Retail

Manuel Fernández Núñez

Asesor en Transformación y Desarrollo de Negocio en Grow4.es

Conóceme
Los cinco pilares para aumentar la competitividad en las cadenas de distribución
Las cadenas de distribución, más allá de la presión por el crecimiento y la rentabilidad operativa, empiezan 2019 impulsando planes de eficiencia y de mejora de su competitividad para enriquecer el 'customer experience' en el actual contexto de omnicanalidad.
09/01/2019

Ante la necesidad de consolidar el crecimiento (la cuota de mercado) de manera necesariamente eficiente y, además, evitando el deterioro que viene presentando el margen operativo, las cadenas de distribución están impulsando planes de eficiencia y de la mejora de su competitividad para atender al consumidor en un negocio multicanal.

Ahora, con la mirada puesta en el nuevo año que acaba de comenzar, creo conveniente repasar cinco escenarios de actuación que deben contemplar las cadenas de distribución para aumentar su competitividad:

- Conocer antes de actuar. La gestión del dato permite a las cadenas de distribución comprender y predecir mejor el comportamiento de los consumidores. La calidad del dato seguirá precisando que se agregue y se valide antes de su análisis. Tras lo cual, el desarrollo y aplicación de algoritmos de inteligencia artificial permitirán seguir identificando nuevas oportunidades de negocio y mitigar riesgos en base a alertas.

- Eficiencia gracias a las tecnologías. Para abaratar la manera de operar se está acometiendo la digitalización como oportunidad para rebajar los costes. En 2019 veremos que se impulsará decisivamente la implantación de nuevas tecnologías, como la gestión digital de documentos (OCR), la automatización de procesos de back office y de reporting repetitivo (RPA), así como el blockchain.

- El futuro de las tiendas pasa por su conversión. Para atraer al consumidor mejorando su experiencia de compra, los minoristas seguirán transformando las tiendas incorporando dispositivos de realidad virtual aumentada, como complemento a la oferta física. Adicionalmente, se destinarán recursos para optimizar la disposición de surtidos, modernizar el punto de venta y personalizar las promociones.

- Sostenibilidad y salud. Los retailers ocupan un eslabón fundamental en materia de sostenibilidad y medio ambiente, por lo que serán socialmente evaluados por su proactividad en materia de residuos y de la sostenibilidad de su cadena de suministro. Este 2019, y en los años venideros, se operará con mayor rigor y conciencia social, resultando clave seguir impulsando hábitos de consumo más saludables y sostenibles. En contrapartida, las cadenas de distribución perseguirán obtener credenciales de compromiso social que incorporarán a su reporting no financiero y de responsabilidad social corporativa.

- Pagos electrónicos. Para la reducción de esperas en línea de cajas y el desarrollo de las ventas en el canal online, se seguirán incorporando medios de pago electrónicos cada vez más seguros y populares.